« Regresar a página anterior

Llevan alumnos de la FCPyS víveres a un asilo de ancianos

Fecha de actualización: 2014-12-11 14:24:00
Como muestra de buena voluntad y buenos deseos, estudiantes de la FCPyS colaboraron para hacer llegar  víveres a quienes tanto necesitan. 
Entre risas, bromas y con rostros alegres,  los  estudiantes de Ingles y  miembros del taller de Periodismo Digital de la FCPyS, se dieron cita en las instalaciones de la Institución con la finalidad de llevar a cabo una  labor altruista  a uno de los sectores mas desprotegidos de la comunidad: los ancianos.
Con el eslogan “Demos una luz a quienes tanto la necesitan”, en poco menos de dos semanas se dieron a la tarea de recolectar víveres y productos de aseo personal, con la finalidad de hacer una dotación que posteriormente  fuese entregada a una institución de beneficencia 
El día llegó y finalmente  y parte de los participantes acompañados por maestros de la Facultad entregaron al Asilo de Ancianos “Príncipe de Paz”.  El resultado de lo recolectado asciende a un aproximado de 750 kilogramos de peso, entre los que se incluyó frijol, arroz, harina, aceite comestible, latería, sopas y avena, productos que fueron entregados debidamente. Posterior a la entrega, los jóvenes convivieron con los beneficiados con la finalidad de el acercamiento con quienes en ocasiones se sienten olvidados. 
El asilo fue fundado por el Sr.  Francisco Ramírez García y con diez años de funcionamiento, mismo que hasta hace dos años estuvo a cargo hasta el 2008,  año en el que falleció y que posteriormente el Sr. Víctor  Manuel Ramírez García  tomó a cargo la labor preservar el servicio a los adultos mayores.
El albergue actualmente tiene una población de 37 personas de la tercera edad, 20 hombres y 17 mujeres. La mayoría de ellos fueron enviadas por autoridades como el DIF, Cruz Roja y Seguridad Publica por que estaban en situación de calle, abandono o por maltrato físico. Comentó el encargado que las carencias son muchas, y lo poco que llega es de manera de donativo, por lo que es muy difícil subsistir, pero que siempre hay quienes ayudan a salir adelante.
Antes de despedirse los estudiantes sirvieron de comer a los miembros de la comunidad en el área que utilizan de comedor; área que sin duda les permitió palpar la satisfacción de participar en actividades que enmarquen el cariño por los demás y el   altruismo.
Maya-Mendez-Guerra/JSCA
Compártelo:Compártelo en FacebookCompártelo en Twitter